Os queremos recordar la importancia que tiene la alimentación en conejos y pequeños roedores como por ejemplo las cobayas o las chinchillas.

Recordad que el alimento más importante que deben recibir estos animales es el heno.

  

El heno es el único alimento capaz de limarles las coronas dentarias a nuestras queridas mascotas y recordad, que aunque nos parezca que el pan duro es un alimento mejor para este fin, la verdad es que no. El pan duro, aunque es un alimento que les va a gustar casi a todos, puede producir parada del sistema digestivo además de obesidad, y por lo tanto no debemos dárselo.

 

Los gazapos y los conejos jóvenes, por lo general, comen bien el heno, pero a medida que crecen comienzan a cambiar sus gustos alimentarios y dejan de comer heno para comer más pienso u otros alimentos que tengan a su alcance que sean más blandos y por lo general también más grasos.

La falta de heno, antes o después, produce sobrecrecimiento dental además de provocar parada intestinal.

Estos animales, irremediablemente, requieren de cirugía para solucionar el problema, ya que suelen acudir a consulta porque no pueden comer debido al dolor que les produce el sobrecremiento de las raíces dentales.

Asique en conclusión, debemos proporcionarles heno sin restricciones y de lo que debemos controlar su cantidad es de pienso y otros alimentos, los cuales deberemos ir restringiendo según veamos si comen suficiente heno o no.